Balance al 2017 y perspectivas 2018

merkel-macron

Entorno Internacional: optimismo para economías de primer mundo

  • 2017 ha traído motivos de alivio con la elección de Emmanuel Macron en Francia, que asume un agresivo y decidido proceso de ajustes, y Angela Merkel, que consolida el liderazgo político y económico europeo por cuarta legislatura consecutiva.
  • EE.UU. y China, seguidos por el Reino Unido, Canadá y Corea del Sur, lideran el fin de la era de dinero ultra barato al incrementar sus tasas de interés de referencia de corto plazo, y al dar inicio a la reducción de sus hipertrofiados balances desde la caída de Lehman en 2008. Esto hace que la renta fija del primer mundo empiece a ser nuevamente atractiva luego de diez años con muy bajo crecimiento, en desmedro de la renta fija emergente. El que queda por detrás en esta política, todavía con tasas en el 0%, es el Banco Central Europeo. Perspectivas de crecimiento: 3.6% al cierre de 2017, 3.7% para 2018.
  • Además del incremento de tasas, EE.UU. se prepara para asumir el efecto de la mayor reducción de impuestos de la historia -si fuera aprobada por el Congreso- y el inicio del cumplimiento de las promesas electorales de Donald Trump luego de un año de mandato.
  • En la Unión Europea el Brexit todavía no entra en vigor; de Cataluña ya se han ido más de 3.000 empresas que incrementan la incertidumbre sobre la estabilidad española para cerrar la gestión con el mejor desempeño anual, y las elecciones del día 21; mientras Alemania se fortalece todavía más cerrando la gestión con un índice manufacturero en máximos históricos y de servicios en el mejor nivel desde 2015, y al mantenerse fuerte no se prevé ninguna unión fiscal en la Unión Europea. Las perspectivas de crecimiento para la Eurozona son de un 2,4% del PIB en 2017 frente al pronóstico del 2,2% de septiembre, y un 2,3% en 2018 frente al pronóstico del 1,8% también de septiembre.
  • China sigue huyendo hacia adelante con el estímulo de su demanda con un margen de maniobra cada vez menor para continuar con su política económica, y en particular de su confusa política monetaria.

América Latina: aunque relativamente menor, optimismo también

  • Hay motivos para el optimismo cuando América Latina inicia la recuperación y cierra el tercer cuatrimestre con un crecimiento del 1.7% del PIB, el mayor ritmo de crecimiento desde 2017. Proyecciones: 2.4% del PIB en 2018.
  • En Argentina, el desafío sigue siendo el recorte del gasto y que a los ajustes iniciales les sigan las reformas estructurales sin gradualismo que prolongue la agonía innecesariamente, pues para el gradualismo se está incrementando la deuda pública, que a su vez incrementa el déficit fiscal y el déficit en cuenta corriente. El argumento para no enfrentar el problema de inmediato residía en que el poder en el Congreso para lograrlo era escaso, pero con las últimas elecciones no hay más excusas. Los dos años que restan es muy poco para seguir con el gradualismo. Proyecciones: 3.1% del PIB en 2018.
  • En Chile, Bachelet y la Concertación dejan un mal legado económico, a pesar de que la labor de Rodrigo Valdés, titular de Hacienda desde 2015, ha resultado relativamente ponderable. El plan de Piñera busca retornar a la ruta del crecimiento de largo plazo desde la empresarialidad y la inversión privada, aunque su agenda electoral se ha desplazado más hacia el centro, teniendo, aparentemente, mayores dificultades para ser elegido presidente por segunda vez en segunda vuelta. Proyecciones: 2.8% del PIB en 2018.
  • En Brasil la sombra de la inestabilidad no se aleja, a pesar de haber dejado de hundir su economía habiendo aplicado ajustes significativos. Se prevé un escenario todavía complicado hacia las elecciones generales, con Lula Da Silva liderando las encuestas sin ser candidato oficial. Con la inflación aparentemente controlada alrededor de un 4% anual, se acaba de reducir la tasa Selic por décima oportunidad consecutiva en 725 puntos básicos desde octubre de 2016, al mínimo histórico del 7%. Proyecciones: 2.4% del PIB en 2018.
  • Esperemos si se consolida un hipotético trinomio Macri-Piñera-Kuczynski; el caso Odebrecht podría haber involucrado de alguna manera a este último, y podría afectar la estabilidad peruana en un momento de muy buenas perspectivas económicas.

Mucha cautela con Bolivia es poco: el modelo no aguanta más

  • Se ha consolidado la ilustración del fracaso del modelo fundado en el estímulo de la demanda interna al no pagarse el segundo aguinaldo. Sin embargo, la misma estrategia se mantiene, quién sabe si hasta provocar que la desaceleración termine convirtiéndose eventualmente en recesión.
  • La proyección de un creciente déficit por quinto año consecutivo que alcanza un más que alarmante 8.3%, no guarda relación alguna con las proyecciones oficialistas de crecimiento al alza del 4.7% del PIB para 2018, esto por recurrir al endeudamiento público a la espera de que los proyectos productivos estatales reporten rentabilidad en este siglo. Las proyecciones independientes (Consensus Forecat Latin America) distan mucho de las oficiales: 3.8% del PIB en 2018.
  • El primer desafío serán las negociaciones para los nuevos contratos con el Brasil para la exportación de gas sin saber con qué cantidad de reservas se cuenta realmente, en un escenario de incremento global de tasas de interés que restan margen de maniobra para mayor endeudamiento, y un precio del petróleo que se espera que oscile alrededor de los $45 (hoy en $57).
  • Es tiempo de poner la devaluación cambiaria sobre la mesa. Aunque aun tímidamente, el no-gasolinazo buscaría nivelar gradualmente las cuentas fiscales a pesar de que las proyecciones son de un déficit aún más abultado, pero simultáneamente se ha estado recurriendo desesperadamente al endeudamiento público, una reducción agresiva del encaje legal que de poco ha servido, y los artificios contables para estabilizar la caída de Reservas Internacionales, y así sostener el régimen de tipo de cambio fijo en el corto plazo.
  • Con el deterioro de la institucionalidad democrática cada vez más acelerada, cualquier escenario económico adverso que uno imagine que pueda estar desenvolviéndose ahora mismo es posible; sería demasiado caro no considerarlo en estos términos.

Nuestras gestoras, por encima del promedio

  • Solamente uno de los fondos de una de nuestras gestoras ha sido calificado como uno de los cuatro fondos de renta variable más rentables de 2017, con un rendimiento que supera el 17% anual y sumando ya más de 16.000 inversores en solamente dos años.
  • A futuro, siendo que las políticas monetarias a nivel global siguen siendo expansivas, la hoja de ruta ya está marcada sobre terreno positivo, con lo que, en términos generales, esto permite tomar algunas posiciones con activos de mayor riesgo relativo: precio fundamental para el petróleo WTI $45, venta por encima de los $55 y compra por debajo de los $35.

Evaluación económica del primer trimestre 2017
Evaluación económica al segundo trimestre 2017
Balance al tercer trimestre 2017